¡¡LLÁMAME AHORA!! 654 635 112
Fotoweb2

Isabel Armenteras Vilamala
Psicóloga Especialidad clínica


Nº de Colegiada: B - 14428


Llámame


654 635 112


Escríbeme


info@kiensoy.com



Síguenos en:
facebook2
Psicología.nu - Directorio de Psicología

sexo

El sexo y el maltrato psicológico


El objetivo de un maltratador es la destrucción sistemática de la dignidad y autoestima de la víctima para conseguir el control absoluto sobre ella.

Entre otros puntos vulnerables de ataque está la autoestima sexual.
La destrucción de la seguridad en el propio atractivo sexual puede empezar con algo tan sutil como poner motes inocentemente “cariñosos” referentes a algo que preocupa o molesta a la víctima: naranjita, si ella cree que tiene celulitis, gordi, si le preocupa su peso, cacahuetillo, o rabito de cerdo si él sufre por el tamaño de su pene…Si es algo esporádico y no se acompaña de otros indicadores puede ser  buena intención para quitar importancia a un complejo absurdo o una impertinencia sin mayor importancia. Pero si estos motes se emplean reiteradamente, sobre todo en público y a pesar de que la víctima haya expresado su malestar por recibirlos ya pasa a ser un acto de maltrato psicológico.
A partir de aquí entramos en términos más contundentes y aparecen las descalificaciones y comparaciones (en privado y en público) como “con esa blusa se te ven las tetas tan caídas que tienes”, “tu amiga sí que se mantiene bien, no como tú que pareces una foca”, “con esa barriga que has criado ni te la ves, pero para lo que hay que ver…”.
Y se sigue con rechazos, privación de contacto físico o demostraciones de cariño.
Las relaciones sexuales se llevan a cabo pero la víctima pasa a ser un objeto a disposición de la apetencia y el estado de ánimo de su pareja que
para conseguir su objetivo la manipulará  con acercamientos afectivos de los que le priva normalmente hasta que ceda. Una vez logrado, el rechazo será inmediato y demoledor, ”aparta, déjame descansar” ,”quítate de encima que apestas”
Junto con otras nocivas estrategias, el maltratador consigue que la victima asuma un estado de sumisión y dependencia  (¿quién más va a querer estar con alguien tan poco atractivo?)  que le hace imposible por sí misma escapar de la situación.
Debemos aprender a detectar, evitar y eliminar este tipo de conducta en nuestras propias relaciones y rechazarla en las de los demás.
La escena que sigue pertenece a la pelicula Corazón salvaje.
Los motes y las frases utilizadas en este post son reales.